Share

Photographer:

En 1976 un grupo de madres argentinas comenzó una vigilia silenciosa en frente de las oficinas gubernamentales en la Plaza de Mayo. Vestían de negro, con un pañuelo blanco en la cabeza y protestaban la desaparición de sus hijos. Poco a poco esta protesta de madres se fue expandiendo a El Salvador y otros países donde agentes del gobierno hacían desaparecer a los que obraban por la justicia y el bienestar del pueblo.

En Latinoamérica la Virgen de los Dolores que viste de negro y llora la muerte de su hijo quien estaba en la flor de la vida se ha transformado en la Madre de los Desaparecidos. Ella acompaña silenciosamente en la protesta de tanta latina que ha perdido hijos, maridos y hermanos a autoridades injustas o cobardes.

La vigilia de las Madres de la Plaza de Mayo terminó en enero de 2006 cuando por fin se encontraron con un gobierno que busca a los desaparecidos con ellas. Lamentablemente en muchos lugares las madres de los desaparecidos todavía no pueden contar con las autoridades civiles. Con ellas María se une en protesta silenciosa.