Share

Photographer:

En la frontera entre México y El Paso en Texas en los Estados Unidos hay una grandísima imagen de Cristo Rey con sus brazos extendidos en bienvenida y sobre una cruz. En el continente Americano encontramos imágenes de Cristo en las montañas como Cristo Redentor en Brasil, o Cristo de los Andes, entre Chile y Argentina, o el Cristo Rey en Colombia; todos observando calladamente pesares y progresos de sus pueblos y naciones. En toda Latinoamérica se grita esperanzadamente "Viva Cristo Rey."

La Iglesia universal honra a Cristo con el título de Rey solo desde 1925, pero siempre tuvo la certeza que el pobre Jesús de Nazaret es nuestro Maestro y Señor y, contra él no pueden las fuerzas del mal ni la injusticia. Terminando el año litúrgico, es justo y necesario recordar y festejar que Jesús reina para siempre.

En Latinoamérica y en todas partes donde la injusticia parece dominar, Cristo Rey es continuo recuerdo de la promesa divina; de la esperanza de un mundo mejor no allá en el cielo sino aquí en la tierra renovada. Por eso terminemos el año litúrgico gritando "Viva Cristo Rey."